Por: Rafael Quiroga
Director

La sostenibilidad no es una opción, es un imperativo para todas las formas de turismo y para aquellos territorios con vocación que quieran apostarle a un manejo responsable y a largo plazo de la actividad turística. Los 116 municipios de Cundinamarca, pueden aprovechar mejor sus atractivos turísticos, así como su biodiversidad rica en encantos naturales con exuberantes paisajes llenos de fauna y flora; deben potencializar su identidad, gastronomía y cultura para ofrecer a propios y visitantes muestras de su potencial artístico, de su capacidad hotelera y proyectar a través de todos los medios su cronograma de eventos para la celebración de su aniversario, las ferias y fiestas, su reinado municipal, el encuentro regional de artesanos, su semana cultural, la feria ganadera, la feria agroindustrial y su festival turístico con el objetivo de mostrar su desarrollo cultural, los nuevos valores de sus escuelas de formación cultural, turística y de emprendimiento.

Las prácticas de turismo sostenible se fundamentan en tres puntos principales: los procedimientos de operación ambientalmente amigables, el apoyo a la conservación de la naturaleza y la protección del patrimonio cultural, además, deben proporcionar beneficios sociales y económicos para las poblaciones locales, incluidas las comunidades étnicas. Todo dentro del contexto de un negocio de turismo exitoso y lograr experiencias positivas para el turista que llega a nuestro municipio a recrearse y gozar de nuestra amabilidad, cultura, talento, alegría, platos típicos, eventos, servicios y ambiente, o a disfrutar de los mejores sitios vacacionales.

El turismo sostenible se convierte en una herramienta muy potente de gestión y desarrollo en la medida que facilita el intercambio respetuoso entre visitantes y residentes, la valoración y manejo responsable de los recursos naturales y del patrimonio cultural, la responsabilidad social en los empresarios vinculados al turismo, la generación de condiciones justas y equitativas entre los actores involucrados, la potenciación de capacidades en las poblaciones locales y el fortalecimiento de capital social en los 116 destinos turísticos de Cundinamarca.